"Sé el cambio que quieres ver en el mundo".

Mahatma Gandhi.




miércoles, 23 de julio de 2014

Picnic: el arte de disfrutar al aire libre.

Aprovechar el buen tiempo para comer y estar fuera de casa es una maravillosa costumbre. Y por comer fuera no me refiero sólo a ir de restaurantes. Una opción que cada día nos gusta más es ir de picnic.


¡Vamos de picnic!.

Plan perfecto para familias, vemos que a nuestro pequeño cada día le gusta más.
La primera vez que hicimos picnic con él, le daba impresión salirse de la mantita y tocar la hierba, pero ahora ya le gusta sentir el césped y gatear al aire libre.


Picnic playero.


Las opciones para hacer un picnic son infinitas: parques, montaña, playa... Cada lugar aporta un encanto diferente.
A mi me gustan todas, comer al aire libre me relaja y la comida me sienta mejor.


Papá buscando el lugar ideal para comer.


Además, es una manera de ocio barata: sólo necesitas una mantita para el suelo, una cesta, algo para comer... y ¡a mirar las nubes!.
También puedes llevarte una baraja de cartas, un buen libro, algo de música, o simplemente relajarte y meditar un poco.

Vamos con las viandas. ¿Qué llevar a un picnic vegetariano para que sea un éxito?.





Seguro que se te ocurren muchas cosas más. Además, puedes hacer picnic en cualquier momento del día. ¿Has probado a desayunar en un parque?. ¡¡Es genial!!!. 


Picnic de desayuno: leche vegetal, bizcocho, fruta, galletas de avena...

Otra cuestión a tener en cuenta es el dónde. Si estas en una gran ciudad, cualquier parque con árboles que den sombra te servirán. Si vives cerca del campo, podrás elegir lugares más bucólicos.

Un clásico en Madrid es el parque del Retiro, aunque también nos gusta ir a la zona del Templo de Debod.
Si quieres desplazarte fuera de la capital, te recomendamos ir a pasar el día al parque Europa, en Torrejón de Ardoz. Su principal atractivo es que tiene reproducciones de monumentos por todos conocidos, como la Puerta de Alcalá, la Torre Eiffel, la Fontana de Trevi, la Sirenita o el Puente de Londres...
Además, puedes hacer tirolina, montar en barcas, hay muchos parques infantiles que son una pasada, y también hay parques para perros.


Picnic junto a la Puerta de Alcalá, en el parque Europa.

Y ahora en verano, nos gusta ir alguna vez a las Berceas. Es una zona recreativa en Cercedilla. Cuenta con piscinas que tienen unas vistas preciosas, además puedes practicar multiaventura, y hay merenderos para comer.


Picnic junto a un rio.

Te he dado unas cuantas ideas. Espero que te animes a salir fuera de casa y respirar bien profundo.
¿Conoces algún sitio especial para hacer picnic y pasar un buen día?. ¡Cuéntame!.


lunes, 21 de julio de 2014

Terrina vegana de berenjenas y cebolla

Terrina vegana de berenjenas y cebolla

¡Estamos en temporada de berenjenas!. Esta hortaliza se puede preparar de infinitas maneras: en paté, al vapor, rebozadas, rellenas...

Hoy te traemos una terrina vegana de berenjenas y cebolla, una manera estupenda de consumirlas ahora en verano. Una vez hecha la terrina, se puede sacar directamente de la nevera. Fresquita, es muy apetecible y pura ligereza.

La idea es de la madre de Iván, y está siendo un éxito en su bar de Talavera. No me extraña... ¡¡queda genial!!.

Este fin de semana nos han regalado berenjenas, así que prepararemos alguna receta más con ellas esta semana. ¡No te pierdas el boletín de este jueves!.


La berenjena es muy baja en grasa, ideal para mantener la línea.



Ingredientes:

- 2 cebollas.
- 2 berenjenas medianas.
- 1 pimiento rojo asado o 3 pimientos de piquillo (puede ser en conserva).
- 1 cucharada colmada de maicena.
- 1/2 vaso de bebida vegetal (no azucarada).
- Sal y pimienta al gusto.
- Aceite de oliva.


Un resultado estupendo, sin utilizar huevo para cuajar la terrina.


Elaboración:

Picamos las cebollas en trozos muy pequeños. Rehogamos con aceite de oliva y un poco de sal a fuego lento. Cuando la cebolla esté muy tierna, añadimos las berenjenas, peladas y troceadas muy pequeñas para que se vayan haciendo.

Cuando todo esté muy blandito, añadimos el pimiento rojo asado, cortado en trocitos, dejamos freir unos minutos y añadimos la maicena disuelta en la leche vegetal.

Corregimos de sal y añadimos pimienta al gusto. Cocinamos durante unos minutos para que vaya espesando.

Vertemos el contenido en una bandeja apta para horno y cocinamos a 180º C para que se dore un poco por encima, y cuaje mejor. Dejamos enfriar antes de servir para que pueda cortarse mejor y no se rompa.
También podemos cortar las porciones en frío y hornear después, así conseguiremos sacar los trozos perfectos y dorarlos después.

Se puede acompañar con salsa rosa vegana.


Terrina vegana de berenjenas y cebolla.


Si tú también tienes excedente de berenjenas en casa, te dejamos unas cuantas recetas más...gratin de berenjenas con cheedar veganoberenjenas rellenas y berenjenas al vapor con gomasio.

¡Feliz día!

viernes, 18 de julio de 2014

Bombas picantes con compota de manzana

Bombas picantes con compota de manzana, sin gluten ni soja.


¿Sabías que el picante tiene beneficios para la salud?. Diferentes estudios llevados a cabo en México e India, ambos con una gastronomía típicamente picante, encontraron que la prevalencia de cáncer entre la población es menor.
Otros estudios indican que el picante en la comida puede proteger contra la diabetes y el colesterol.

En nuestra cocina utilizamos todos los sabores. El picante lo usamos con moderación, principalmente en salsas como el chimichurri, algún chutney, o similar.
En esta ocasión, hemos preparado unas bombas picantes de patata. A Iván le gusta más el picante que a mi, por lo que le pedí que acompañara las bombas con algo suave, como una compota de fruta. El resultado de este plato es genial: contrastes de sabores y una textura suave y delicada.

Las patatas blancas que nos han traído esta semana de Ecojarama son una pasada, al cocerlas y chafarlas quedan súper cremosas, una textura perfecta para hacer las bolas. Y un sabor...mmmmm!!. 100% recomendables!!.

Las bombas picantes de hoy son ideales para el fin de semana, con una buena ensalada tendrás un menú muy completo. Te animamos a  probarlas... ¡pero usa el chili con moderación!.


Puedes tomarlas como entrante o como primer plato.


Ingredientes:

- 1/2 kg de patatas.
- 1 berenjena pequeña.
- 2 cebollas.
- 1 pimiento verde.
- 1/2 c de comino en polvo.
- Chili molido (cayena o guindilla) al gusto.
- 1/2 cucharadita de ajo en polvo.
- 1 chorrito de vino blanco (opcional).
- 1 manzana Golden.
- 50 gr de agua.
- Ralladura de 1/2 limón.
- Sal y aceite.
- Harina de garbanzo.





Elaboración:

Pelamos las patatas y las cocemos al vapor hasta que estén tiernas, las chafamos bien con un tenedor, añadimos sal y un poquito de pimienta negra y las dejamos enfriar en la nevera.

Mientras pelamos y picamos muy chiquitita la cebolla y el pimiento verde. Freímos la cebolla en un poquito de aceite y un par de minutos después añadimos el pimiento. Cuando todo esté blandito, incorporamos la berenjena que habremos cortado en cubitos muy pequeños, dejamos cocinar a fuego medio-bajo hasta que esté tierna. Añadimos las especias, el comino, el chili (hemos usado 1/2 c y el resultado ha sido bastante picante, prueba empezando con poca cantidad, no vaya a ser que arruines el plato), el ajo en polvo y dejamos freir 3 minutos, incorporamos el vino y dejamos que se evapore. Dejamos enfriar.

Mientras preparamos las bombas, ponemos la manzana pelada y fileteada en un cazo con los 50 gr de agua y la mitad de la ralladura de limón. Cocinamos 20 minutos con cuidado que de no se evapore todo el agua y se nos vaya a pegar. Pasado ese tiempo, comprobamos que la manzana está muy tierna y le añadimos el resto de la ralladura.

Con las manos ligeramente mojadas, vamos cogiendo porciones de puré de patatas y le damos forma redondeada. Hacemos un hueco grande en el centro y colocamos una cucharadita del relleno picante. Cerramos con mucho cuidado para que quede bien sellada la patata y la rebozamos en harina de garbanzo (puedes usar otra harina si prefieres, pero así es un plato sin gluten).

Freímos en abundante aceite caliente y doramos por ambos lados. Sacamos y colocamos en un plato con papel absorbente.

Comer acompañadas de la compota cítrica, hará que el picor se amortigüe.


La compota de manzana y la bomba hacen una pareja perfecta.


Si te gusta la receta, la puedes compartir. ¡Disfruta el fin de semana!.


miércoles, 16 de julio de 2014

Restaurante Teresa Carles, en Barcelona

Barcelona nos gusta. En 1980 llegaba al mundo en una clínica de la ciudad Iván. Pasó allí su primera infancia y en la escuela aprendió sus primeras palabras en catalán. En 1983, a unos kilómetros de Barcelona, en Martorell, yo decidí que aquel era un buen sitio para nacer... Años después, los dos nos encontramos en Talavera. De la amistad al amor, y hasta el día de hoy.

Por eso, Barcelona nos gusta. Los últimos años nos solemos escapar unos días cada verano. En nuestra última visita, hace escasas semanas, estuvimos comiendo en el restaurante vegetariano Teresa Carles. Tras pedir opinión a dos amigas conocedoras de los restaurantes de la ciudad, Alba y Nefer, elegimos este lugar. Y fue un acierto.

Se encuentra cerca de Plaza de Catalaluña, en la calle Jovellanos, nº2.
Su teléfono es 93 317 18 29.
Abre de lunes a domingo, de 9:00 a 23:30.
Su web: www.teresacarles.com


Entrada del restaurante (imagen extraída de la web del restaurante)


En primer lugar llama la atención la originalidad del restaurante, muy original y fresco.
Fuimos a comer un sábado, y estaba muy lleno, suerte que habíamos reservado mesa.


Uno de los salones del restaurante (imagen extraída de la web del restaurante)


El fin de semana no hay menú, así que pedimos a la carta. Todas las opciones eran muy apetecibles, y tras dudar mucho, pedimos un tartar de tofu y aguacate.
Estaba sencillamente delicioso. Y la presentación linda, linda...


Tartar de tofu y aguacate.

De segundo plato, yo pedí Este seitán se fue a Pekín. Casi todos los platos tienen nombres bastantes peculiares.
Mi plato constaba de unas obleas para rellenar tu mismo con lascas de seitán laqueado, y verduras en juliana, y una salsa hoisin deliciosa.
Un plato rico, el seitán tiene un toque bastante exótico y sabroso.


Este seitán se fue a Pekín

Por su parte, Iván tomó una Lasanyuki. Una lasaña muy original, ya que en lugar de varias capas de pasta, lleva una única lámina que se dobla sobre si misma.
El relleno, espectacular:  espinacas con piñones, queso de rulo de anacardos, calabaza, boletus...


Lasanyuki

Llegados a este punto, estabamos alucinando con lo fantástico que es este lugar.
Y decidimos que teníamos que pedir postres si o si.
De entre las opciones veganas, elegimos una Vegan selva negra, con cacao y crema de cerezas, y otra porción de Copito vegano, un pastel muy rico de pera y chocolate blanco vegano.


Vegan selva negra

Copito vegano

Aquí va nuestro breve resumen del restaurante:
- Local amplio, moderno y muy bonito.
- Carta muy amplia y con numerosas opciones veganas.
- Servicio rápido, atento y eficaz.
- Relación calidad-precio buena. Comer a la carta con agua de bebida nos salió por algo más de 53 euros los dos. No es barato, pero merece la pena totalmente.
- Cocina creativa, con productos de la zona. Las raciones son abundantes.
- Entre semana tienen menú por 9,50 y también hay menú degustación.
- Tienen tronas para bebés.

Esperamos que esta crónica te resulte interesante si tienes previsto viajar a Barcelona pronto. También te dejamos otras opciones para que tengas más variedad donde elegir.
A nosotros aún nos quedan muuuuchos restaurantes por visitar allí. Nos gusta Barcelona.

¡Feliz día!



lunes, 14 de julio de 2014

Un desayuno perfecto: parfait de papaya y frambuesa.

¿Todos los días desayunas lo mismo?. ¿No tienes tiempo para hacerte el desayuno?. ¿No se te ocurre nada más allá del café y la tostada?. 
Pues atento a lo que te voy a contar...


Parfait de avena crujiente, papaya, frambuesa y yogur.


El desayuno es clave para sentirnos bien desde el inicio del día. Es conveniente elegir algo nutritivo y que nos aporte energía toda la mañana, así no tendremos altibajos.

Hay desayunos para todos los gustos, hoy te traemos uno dulce, pronto te daremos más ideas.

Un parfait es un postre de helado y fruta servido en una copa alta. Nosotros lo hemos versionado y el resultado ha sido fantástico.
La avena es un cereal muy completo, y la fruta le da el frescor que apetece ahora en verano.
El helado, lo cambiamos por yogur... y ya tenemos nuestro súper desayuno!!.

Si no tienes tiempo de prepararte el desayuno por la mañana, esta puede ser una buena opción para ti.
Busca un tarro de cristal con tapa y hazte tu parfait en él antes de acostarte. Aguantará toda la noche en la nevera, lo único que la avena se humedece un poco con la fruta, pero queda buenísimo.

Este parfait lo puedes tomar de desayuno, o incluso de merienda/ cena, y a los peques de la familia les encantará. También puedes innovar y utilizar todo tipo de fruta, semillas, etc... ¡creatividad al poder!.


La papaya es una fruta rica en betacarotenos y muy digestiva. Las frambuesas aportan vitamina C.


Ingredientes:

C: cucharada soperas.
c: cucharada de postre.

- 2 C de copos de avena.
- 1 C de semillas de girasol al natural.
- 1 C de avellanas al natural.
- 100 gramos de papaya.
- 50 gramos de frambuesas.
- 1 yogur natural de soja.
- Canela al gusto.
- Sirope de ágave.


Elaboración:

Primero vamos a picar un poco los copos de avena, las semillas de girasol y las avellanas. Colocamos los ingredientes en un procesador de alimentos y lo picamos al gusto, a nosotros nos gusta encontrar trozos. Si no tienes procesador, o robot picador, machaca las avellanas y las pipas en el mortero. Añadimos un toque de canela a la mezcla y reservamos.

De los 50 gramos de frambuesas, utilizaremos la mitad para hacer una mermelada expréss: batimos las frambuesas, hasta que nos resulte un puré, y añadimos un chorrito de sirope de ágave. Reservamos.

Limpiamos la papaya y la troceamos en cubitos.

Ya podemos montar nuestro parfait: primero disponemos en el fondo del vaso o del tarro la mezcla de avena. A continuación, ponemos la mermelada de frambuesa. La tercera capa la hacemos con la papaya, que cubrimos con el yogur de soja.  Coronamos con las frambuesas... ¡ a desayunar!.





Como ves, un desayuno colorido y original.
 Cuéntame, ¿tú que sueles desayunar?.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...